Press "Enter" to skip to content

El primer carey

La primera vez que un carey emergió de las santas aguas del Caribe y arrastró sus espléndidas 100 o 200 libras por las cálidas arenas de Rincón para poner huevos y que continuaran creciendo las ramas del árbol de la vida, no había allí condominio alguno.

Source: elnuevodia.com

Be First to Comment

    Leave a Reply

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    %d bloggers like this: